OrgulloTorremolinos 23 al 29 de Junio


Orgullo GAY…¡NO!

Desde hace muchos años, las organizaciones del Estado, siguiendo el ejemplo de otras plataformas mayoritarias del ámbito internacional (especialmente en Europa), acogieron la propuesta de dejar de referirse a nuestro colectivo como “el colectivo gay”. El motivo fundamental era otorgar la tan merecida visibilidad al resto de realidades que integran la diversidad de nuestra comunidad, y se tomaron como criterios, la implicación, presencia, y grado de invisibilización, tanto en la sociedad como dentro del propio colectivo.

Por un lado, las personas trans veían como su realidad se veía, debido a la deficiente aplicación del lenguaje, ligada a la orientación sexual, cuando la identidad y la expresión de género son cuestiones completamente independientes. Por otro lado, las personas bisexuales reclamaban su espacio de visibilidad, a pesar de que, hasta el momento, la cuota de visibilidad que ocupan es mínima. Por último, y esto es lo realmente importante este año, las lesbianas veían como, a pesar de que teóricamente debían estar equiparadas socialmente a los gays, siempre quedaban relegadas al fondo del armario. Este año, en una iniciativa de empuje colectivo de las lesbianas, toman las riendas de la visibilidad y se ponen, como les corresponde, a la cabeza.

Así, el colectivo comenzó, desde las organizaciones a llamarse lésbico, gay, transexual y bisexual, o lo que es lo mismo, LGTB.

La pregunta del millón: ¿Por qué no puede la palabra ‘GAY’ abarcar a todo el mundo?

Existen numerosos motivos, pero intentaremos dejar una breve explicación. Hagan la prueba. Escojan a una persona al azar en la calle y pregúntenle la imagen que se le viene a la cabeza cuando oyen la expresión “gay”. Seguramente les responderá que imaginan a un hombre, probablemente jóven, la mayoría incluso avanzaría que es guapo y cachas además de economicamente, bien avenido.

Resulta que la palabra que debería identificar a nuestro colectivo, como hemos explicado tan diverso, donde hay gays barrigones, lesbianas a lo “Sharon Stone”, hombres trans con monos de mecánico, bisexuales con camiseta de algodón y el pelo revuelto, osos a los que les gusta el cuero, mujeres trans con zapatillas de andar por casa y un largo etcétera de imágenes que pueden ser representativas de nuestra diversa realidad, en el imaginario colectivo evoca una única y exclusiva imagen que no se corresponde con la mayoría.

¿Nos sentimos orgullosas y orgullosos el 28 de Junio?

Por supuesto. Es nuestra fiesta internacional. Es el día en el que rememoramos que gracias a nuestra rebeldía y el empoderamiento de aquellas primeras personas en el Stonewall Inn de Nueva York, somos más libres. Que gracias a las inciativas y el trabajo duro que muchas personas voluntarias realizan durante todo el año, tenemos los mismos derechos que el resto en este Estado. ¡¡Estamos orgullosísim@s!!

Pero…¿No era una manifestación?

Por supuesto. No sólo es una manifestación de nuestra alegría, de nuestra visibilidad y del trabajo que hacemos a lo largo del año. Es sobre todo, un acto reivindicativo en el que expresamos todas aquellas cuestiones que todavía nos afectan y nos preocupan en nuestros ámbitos geográficos. Mostramos nuestra solidaridad y denuncia de situaciones discriminatorias en el ámbito internacional.

Entonces…¿Qué concluimos?

Estamos orgullosas y orgullosos y vamos a gritar nuestras reivindicaciones al Orgullo Lésbico, Gay, Transexual y Bisexual. ¡¡¡EL ORGULLO LGTB!!! Y este año, por supuesto, ¡¡¡más lésbico que nunca!!!

Si te hemos convencido, únete a la causa en Facebook: NO es Orgullo Gay, es ORGULLO LGTB

Anuncios

1 comentario

[…] esperamos en todos los actos que tenemos programados en Ojalá y en el Orgullo de […]

Pingback por 28 de Junio 2008: El Orgullo LGTB en Torremolinos « Asociación LGTB Ojalá de Málaga






A %d blogueros les gusta esto: